domingo, 6 de mayo de 2018

Testimonio.


Los días 3 y 4 de mayo he tenido la gran oportunidad de compartir mi testimonio vocacional con los jóvenes de primero a  cuarto  de la ESO del colegio Patrocinio de María, fueron dos días de recordar con entusiasmo y alegría el paso de Dios por los veinte años que tengo de vida.


Al entrar en cada clase  la curiosidad y alegría por librarles de una hora académica  anunciaban un ambiente respetuoso y al mismo tiempo  participativo  por parte de los chicos/as.  La manera más sencilla para mí y creo que también para ellos fue empezar construyendo entre todos un concepto espontáneo de lo que es vocación, una vez construido empecé a relatarles mi vida desde mi país de origen ¡Colombia!, mi familia, mis gustos, estudios, amigo, sueños y  los pasos que ido dando para descubrir mi vocación.
Me he valido de una presentación en prezi con una serie de diapositivas que más parecían un álbum de fotos que una formal presentación y eso tuvo atraídos los ojos curiosos de mis jóvenes oyentes, en ella no solo plasmé mi historia personal, sino el porqué ser Hija del Patrocinio de María desde nuestro Ser (oración, sencillez y buen ejemplo) y  Hacer (Liberación integral de la Mujer, educación cristiana de la niñez y juventud, opción preferencial por los pobres, comprensión maternal de las miserias humanas y fraternal acogida) y finalmente la pregunta central :
¿Cuál sientes que es la vocación a la que Dios te ha llamado?
Para  interiorizar  la historia personal de cada uno, di un circulo amarillo para que en el representaran (modelo emoticón)  la vocación que creen y sienten, que es a la que el Señor los llama. Tengo que decir con admiración que  la mayoría se esmeró en su  emoticón y que en él plasmaron cosas interesantísimas, algunos se dieron  cuenta de sus inseguridades y otros lo tenían claro. Al concluir la actividad personal los que quisieron compartieron  y lo colocaron  en  un móvil grande que estaba abierto en el whasapp de las Hijas del Patrocinio. Se marcó como recibido y visto y la respuesta que recibieron los jóvenes fue  pensada desde una hermosa canción que nos acompañó en el rato de reflexión:
“Nadie te Ama como Yo”
Terminé  mi intervención  con el propósito de que les quedara como aprendizaje   que si la vida tiene  obstáculos, dificultades y sueños grises, siempre deben  recordar  el Amor Infinito de Dios.

sábado, 28 de abril de 2018


Confesiones de los niños del Patrocinio.

Resultado de imagen de sacramento de la reconciliacion fano
La   tarde estaba soleada, el ambiente se sentía tranquilo, los lápices estaban en su sitio, los folios preparados, las velas en el altar, el agua ante el Señor y los niños dispuestos con sus folios  a ser ellos los protagonistas guiando su primera confesión.

Resultado de imagen de iglesia de santa maria de cervellon arturo soria


Estábamos en la iglesia de Santa María de Cervellón, Marivi y Daniel los catequistas, 17 niños y niñas de cuarto de primaria del colegio y sus familiares; en la primera banca se sentaron los pequeños,  en sus rostros se dibujaba la ilusión y expectativa frente al acto que dio inicio a las cinco de la tarde.

Comenzó el sacerdote poniendo la celebración en manos de la santísima trinidad  y seguido dio paso a los niños y niñas que iban pasando con sus reflexiones, lecturas cortas y concisas sobre el don del sacramento de la reconciliación, el AMOR  de Dios Padre, los brazos siempre abiertos  y disponibles y una iglesia que está muy contenta y agradecida de que sus niños se acerquen a este hermoso sacramento.

La Palabra de Dios tuvo voz  en cinco niños que proclamaron de manera encarnada la parábola del hijo prodigo, el sacerdote nos ofreció una viva homilía y se valió de los mismos niños para hacer un dialogo de amigos hablando de cosas de un gran Amigo. Un grupo de  niñas leyeron un examen de conciencia adaptado a sus vivencias diarias donde se preguntaba cosas tales como:   si habían ayuda en casa, si eran buenos compañeros, si compartían…
Escuchada y reflexionada la Palabra de Dios, hecho el examen de conciencia cada niño tomo su lápiz y su folio y de rodillas escribieron en la banca sus “Pecadillos”, escribieron lo que en medio de los nervios, la ilusión y el misterio se les ocurría habían hecho mal para contárselo a uno de los tres sacerdotes que esperaban sentados en las bancas de la iglesia.

Al terminar las confesiones personales y recibir la bendición del sacerdote los niños confiados y contentísimos de la limpieza de sus “vestidos “fueron a tirar sus folios en una tinaja llena de agua, un símbolo que les gusto mucho porque los pecados están escritos con lápiz para que el agua limpiara sus vidas  representadas en  el pequeño folio y a si recibir la luz de Cristo resucitado, esa luz que ellos mismos encendían ante el altar.


Resultado de imagen de vela encendida
Resultado de imagen de vela encendida
Resultado de imagen de luz

El regalo final fue recibir a nuestra Madre la Virgen del patrocinio representada en una cadena que orgullosísimos lucían a sus familias que esperaban ansiosos y creo que también muy orgullosos de ese momento tan particular, personal y especial para la primera confesión de sus niños.  
Antes de cantar la última canción me parece que el Espíritu Santo dio una bella luz al sacerdote  y es que “una sola luz no brilla mucho, pero todas unidas sí que pueden alumbrar”, y así concluimos  cantando  la canción infantil de la anunciación.   

jueves, 26 de abril de 2018


               Día deportivo con esencia de centenario.

Definitivamente el día del P. Luis  merece la pena que sea esperado y este año con  más entusiasmo, porque la ilusión de este día es una ilusión compartida entre los niños, sus familias, los amigos, los profes, las hermanas y el pueblo que nos acoge.


La imagen puede contener: 14 personas, personas sentadas e interior

Salió el sol  a las 7: 36 a.m el 21 de abril del 2018,  nuestros niños se levantaron por su propia cuenta, se alistaron con su camiseta de color con el logo del centenario y el chanda  y  llenos de ilusión subieron al autobús que los llevaría a tierras del P. Luis, los kilómetros fueron bastantes para tan esperado destino, el fin principal pasarla bien, reunirse con otros niños y jóvenes en un día deportivo común entre familias y de agradecimiento para este tronco que nos une:  el P. Luis Pérez Ponce.


Las sorpresas no se hicieron esperar y un improvisado arcoíris ilumino el pabellón del pueblo, llegaban autobuses de Baena, de Córdoba, de Vélez Málaga, de Priego, de Lucena, de Cájar, nos uníamos los participantes de Madrid que llegamos el día antes y los del pueblo de  Villafranca que nos acogió, con nuestra indumentaria pintamos entre todos la viva ilusión de reunirnos en un ambiente tranquilo y divertido para  recordar a nuestro fundador.

La imagen puede contener: 2 personas, personas caminando y exteriorLa imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo y exterior


Como buenos amigos de Jesús y siguiendo las buenas costumbres del P. Luis y el P. Cosme iniciamos nuestra jornada con una dinámica oración dirigida por Córdoba, una esmerada y táctica oración que nos centro en lo esencial de nuestra unión, nuestra labor en   cada comunidad  y la belleza de alabar con lo que somos y tenemos, el cuerpo, la viva voz con un salmo y un canto, suscitando gracias expresivas y en nuestros  interior  voces de gozo por  los cien años que vamos celebrando, como símbolo sembraron un olivo que posteriormente se plantara en el huerto de P. Luis y que nos dio la fe y esperanza  de otros 100 años representados en la buena tierra, el tallo que seguirá creciendo y las aceitunas que vamos cuidando cada día en nuestro trabajo apostólico.

La imagen puede contener: una o varias personas, cancha de baloncesto y calzado

La imagen puede contener: una o varias personas y exteriorLa imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Una  vez recargado el espíritu, se calento el cuerpo con un baile en el que participamos cuantos quisimos, posterior  se formaron los grupos que iban de uno a veinte y nos repartimos en  estaciones  por toda la calle Alcolea.
Dio inicio la yincana, con  sorpresa,  actividades nuevas y divertidas como las pelotas gigantes y el tiro con arco, muy comentado entre los niños que esperaban con ansia su turno para participar, el ambiente se torno atrayente, cada nueva parada les daba tesoros visibles e  invisibles que llevarse a casa, se fortalecía la confianza, el trabajo en grupo, la alegría en la simplicidad, la autentica felicidad y el vivir con vida el día.
 La comida es una distinción de fiesta que no falto en este día, la deliciosa paella, una tarta suave y consistente en su simbología, partida y compartida y una sobremesa con tranquilidad y baile.


La imagen puede contener: una persona, de pie y exteriorLa imagen puede contener: una persona, sonriendo, niño(a)

El final de la tarde,  la entrega de trofeos y medallas, las fotos por colegios, un especial reconocimiento  al Consejo de la  Congregación, al final, sí,  la pasamos bien, sí,  compartimos y sí que estamos dispuestas a volver el otro año Dios mediante.

La imagen puede contener: 11 personas, personas sonriendo, personas de pie

Somos HPM por simple querer, no importa como dice la canción la raza, ni el color de la piel, nuestra Congregación está abierta al gozo sencillo y  vivificador de  cada día.


miércoles, 11 de abril de 2018


Participación en la 47 semana Nacional de vida consagrada 2018.


Hace tan solo tres días que termino la 47 Semana nacional  de Vida Consagrada  y tengo la sensación de que me inyectaron   oxigeno de alegría, de motivos y de testimonios.


Los días del 5 al 8 de abril  María, Encarnación, Lola, Ángeles Guerrero, Carmen y yo nos dimos cita en la 47  semana  de vida consagrada que se llevo a cabo en Madrid. Este año el  título  de la semana fue  "Jóvenes, discernimiento y vida Consagrada"  en referencia  al documento  preparatorio que se hizo  para el Sínodo de los obispos sobre los jóvenes   y el  deseo sincero por parte de la vida Consagrada de reflexionar sobre los jóvenes, la llamada a la vida religiosa  y  el contexto social  de hoy.
 El aula "Ángel Herrera" de la fundación Pablo VI ha estado  a tope con los más de 600 asistentes a esta semana,  en  ella se he  podido observar con alegría  la intergeneracionalidad de la vida religiosa, la multiculturalidad  de sus miembros y la esperanza que tenemos de futuro.
Llegamos el jueves en la tarde, pasamos a recoger el material que estaba compuesto por fotocopias de las intervenciones, libro de oraciones para iniciar cada jornada, revista de vida religiosa, libro pequeño titulado “Documentos pre sinodales”, un cuaderno y bolígrafo  y la tarjeta que nos  identificaba como participantes de esta semana.

Las intervenciones iniciaron  con un vídeo mensaje  del Papa dedicado especialmente para esta semana  en el que subrayo  "Faltan vocaciones». Y el riesgo es quedarse en ese lamento, «con música de fondo», llorando «glorias pasadas”, así lo ha advertido y nos ha invitado a abrir caminos y   animado a  seguir adelante.
 Los invitados a compartir su experiencia y opinión  personal variaron en profesiones, edades y tintes, es de subrayar el bajo nivel de participación femenina en los días de ponencias y los videos de los jóvenes dando testimonio, estuvimos  con personalidades de la iglesia  y de la sociedad entre ellos: El cardenal Osoro, el arzobispo José Rodríguez Carballo, el periodista Carlos Herrera,  la presidenta de CONFER  M. Mª Rosario Ríos Álvarez, la presidenta de CEDIS 
Dña. Vicenta Estellés Marqués, la rectora de la universidad Pontificia de Salamanca Mirian M. Cortés Diéguez, el director del ITVR Prof. Carlos Martínez Oliveras, entre otros  que desde su punto de vista han querido presentarnos el lugar de la vida consagrada en la iglesia, nuestra pertenencia a la vida y misión y el desafío de la vocación específica a una de las vocaciones eclesiales: la vida religiosa hoy.




La invitación que giraba constantemente por las diferentes voces que intervinieron  fue  la vivencia de la propia vocación, la alegría que se nos tiene que notar porque Jesús ha resucitado y la esperanza en el futuro que vamos abrazando. 

En estos días se nos pidió la escucha a los jóvenes, el respeto por lo que son, se nos presenta un panorama de diferentes jóvenes y se nos deja claro que con marketing Dios no llama, pero el testimonio de los llamados y su respuesta activa mueve y moverá  corazones.


También hemos tenido espacio de aprender a ver en una pintura la belleza de la vocación, de hacer del camino del discernimiento un camino de  experiencia Amor, de ver brevemente algunos jóvenes de la biblia, sus llamados - respuesta y de orar todos unidos por que el espíritu Santo sea el que guíe estás reflexiones y nuestro futuro como consagrados de este siglo.
Fueron tres días de ver a la vida consagrada con ojos de amor y de ver a los jóvenes con confianza, mi conclusión de las muchas palabras bonitas que pude escuchar y constatar al mismo tiempo  es que la vida consagrada está viva, que somos muchos los que apostamos por el compromiso, es verdad que nos da miedo  “para siempre”, pero también es verdad que en el proceso de formación voy  de la mano de la comunidad, de mi formadora y del testimonio de las hermanas de la congregación.




 Las Hijas del Patrocinio de María hemos disfrutado de esta semana,  escuchamos  atentas con papel y boli en mano y con corazones abiertos al espíritu que voló suavemente por las reflexiones de esta pequeña representación de los miles de  corazones consagrados que laten con fuerza desde el apostolado, los monasterios y la sociedad,  hemos  saludando conocid@s de otras congregaciones,  nos hemos presentado con los obispos y hemos estado entre los más de 600 asistentes a esta 47 semana, porque  somos parte de la iglesia y nos unimos a ella para anunciar juntos que Jesucristo está vivo y que la vida consagrada está viva y si no lo creen “que vengan y lo vean”.


jueves, 8 de marzo de 2018


"Yo paro, para escribir."

Que las vea Señor.

Salir a la calle, dar pasos al frente y pasar por la vida parece normal,  ya nos hemos acostumbrado,  suena bien…  ¿he olvidado mirar a los lados?, he olvidado mirar a  ella, sí, a ella, a la que cobra mi compra en el supermercado, a la que me atiende en el banco, a la que le da clase a mis hijos, a la que limpia el colegio, a la secretaria, a la guardia civil que vela por mi seguridad, a la política que visibiliza nuestro genero,  parece que me olvidado, como  los ciegos del camino hemos perdido de vista el camino, y como ellos,  tendremos que pedir un milagro para verlas.

Parece…

  Hoy, salir a la calle y reconocerme diferente frente a  los hombres, pero igual en derechos  y responsabilidades, parece un sacrificio;  ser mujer capaz, viva, libre alegre y decidida parece un reto, ser mujer parece que  no  es una realidad, y digo parece en sentido de la inferioridad que supone y de la desigualdad que se percibe.

HOY TENGO MÀS PRESENTE.

Recuerdo y tengo presente a las millones de mujeres que anónimas han perdido la vida solo por ser mujeres, han sufrido la violencia de género, desigualdad salarial y el estigma de ser quienes son.

Soy novicia y lo configuro con mi familia congregacional.

 Desde mi  ser de novicia y hermana de Congregación,  rescato con una sonrisa en la cara que desde nuestras raíces, los venerables padres  Cosme y Luis pensaron y reflexionaron seria y comprometidamente en la realidad de la mujer en su contexto. Son cuatrocientos años los que nos anteceden con el vivo carisma de la educación integral,  en ellas y también en ellos, por supuesto,  porque el legado más importante, con el que me identifico y el que me hace decir cada día sí, es precisamente, el reconociendo de la mujer en el contexto de igualdad.
Hoy desde la oración he ido reflexionando  con las palabras del P. Luis “habiendo tantos medios para la instrucción de los varones, tantas escuelas, colegios y universidades, apenas haya una escuela para la enseñanza de las mujeres, cuyas almas habían costado a Jesucristo la misma sangre que la de los hombres”y me cuestiona ¿cómo lo estoy  sintiendo?, ¿cómo lo trasmito?  Y ¿cómo lo  siento?, me interpela y me pone de pie con ojos dispuestos a mirar a los lados.
 Nuestro carisma hoy tiene la esencia de estas tres líneas y el corazón de cada una de las hermanas que lo hacen vivo y trasformador.
Feliz día de la mujer a todas mis hermanas, de corazón, agradezco a Dios  por su presencia, por su trabajo en España, Venezuela y Colombia, por ser mujeres HPM.
Un Abrazo.

lunes, 5 de marzo de 2018


Voluntariado.


 Lo que más me  gusta.
Este es mi segundo año como monitora del campamento de las Hijas del Patrocinio de Marìa, lo que más me gusta de participar en esta actividad es el contacto que se tiene con los jóvenes monitores, los niños que esperan con ilusión el verano, las personas del pueblo que nos conocen y nos apoyan y las hermanas que nos abren sus puertas año tras año.

Nos  preparamos… y somos diferentes.

Tres días hemos compartido monitores guiados por el equipo directivo del campamento, hemos  hecho de todo…decoración, nos hemos unido en oración, hemos reído, cantado, bailado, comido, dormido y despertado juntos. Porque ser monitor Hpm es más que acompañar niños en verano, es poner a Cristo como centro y guía y andar de la Mano de Nuestra Madre María seguros de que estamos para servir.

Y el grupo…

Este año hay monitores antiguos y nuevos lo que nos permite enriquecernos con la experiencia y la novedad, estoy segura de que en la “niña” de Helena hay grande ideas y en Laura G hay dinámica para rato... es un grupo diverso y grande de corazón.
Es  maravilloso ver soñar, crear y disfrutar haciéndolo, porque son sus días los que regalan, elijen pasar con nosotros y con los niños y están dispuestos a convivir, y a creer que a partir  de entrar por la puerta el primer día, ya no seremos  del siglo XXI, viajamos a la edad media para hacernos pequeños, tal cual nos quiere nuestro Rey.
Las hermanas  y  laicos.

Andreina, Vivi, Yolanda y Maricarmen son cuatro hermanas jóvenes que nos guían con cariño y nos forman en confianza, emociones, hermandad y oración. Son las que van soñando cada año  con ilusión de niño y corazón creyente de que el campamento es un espacio creado para brindar Amor, sonrisas, aceptación, esperanza y sobre todo dar a conocer el Reino.
 Es la buena noticia la que los niños quieren escuchar, es la Palabra nuestra arma y corazones contritos nuestro motor.
Josemi, Ángela, Manolo son tres laicos que hacen parte del equipo directivo y que desde sus dones nos hacen ser un campa único. El campamento HPM diseña sus propios logos, recrea todo de acuerdo a la temática, sigue un hilo conductor, canta sus propios himnos y crea familia.
Sé que se me escapan cantidad de cosas del campamento  y de todos los que lo hacen posible,  pero,  también sé que  él importante   sabe todo y ve con buenos ojos nuestros proyectos.

¡Muchas gracias por este fin de semana!




lunes, 5 de febrero de 2018

Apostolado en el comedor del Patrocinio.

Justo a las 12:30 tomo mi bata blanca bordada con mi nombre y bajo al -1 de mi casa donde están los pequeños entrando al servicio y  sentándose para  comer.
Los Platos están puestos, los cubiertos tocados y retocados por los niños que van entrando al salón donde están puestas 4 filas de a 5 mesas cada una.
Lo primero que hay que hacer es llamar la atención de los 55 niños con un golpe del caso indicando que es la hora de poner orden y subir la mano derecha arriba para bendecir la mesa, todos, a veces unánimes, otras, no tanto comienzan a repetir:
” Te damos gracias Señor por los alimentos que vamos a tomar y por la Señora que los ha preparado. Amén”



Paso siguiente,  Sor Encarnación, Mayra, Ana y yo nos disponemos a tomar una sopera y  servir el primer plato, los niños están afanosos  de saber que toca hoy, el plato favorito son los macarrones con tomate, desde los pequeños de 3 años hasta los de 5 años toman la cuchara y comienzan a comer, eso no garantiza que terminaran solos, pero sí que saben comer solos, solo que a veces es mejor dejarse mimar.


En medio de la faena de ir y venir, recorrer toda la sala, consolando los más pequeños que quieren irse con su madre, otros que traen muchos caprichos en la forma de comer, los enfermos, los que devuelven, los que se hacen pis en la silla, los que se dejan escapar otras cosas, los que…, siempre hay una cosa buena que sacar, a mi particularmente me da alegría escuchar  “Carolina” para que acuda a ellos, o ver que  al llegar sor Encarnación  salen los más pequeños a abrazarla como si no la hubieran visto en muchos días.

 A veces es un ruido inmenso, se van desesperando los más rápidos esperando a los que mastican a modo tortuga y me preguntan ¿cuándo hacemos la fila  para ir al patio?, y yo respondo: “cuando terminen los otros amigos”, y,  a pesar de no superan los 5 años todos han ido aprendiendo a comer más rápido, a esperar con un poquitín de paciencia, a pedir ayuda, a hacerse amigos, a ver que estar juntos en el comedor es una pasada.

El segundo plato es el más fácil,  la mayoría de niños se lo comen estupendamente, con algunos hacemos excepción les damos también el postre y así van mezclando y terminan a tiempo de irnos a jugar.
En fechas especiales el postre es helado, profiteroles o chuches y normalmente fruta y yogurt.

 La comida de Carmen como se llama la cocinera está muy rica y los niños están satisfechos.

Solo nos queda de deber enseñarles el valor de la comida en comparación con los millones de niños que no la tienen y  a ser agradecidos por tenerlo todo de sobra.


Es un gran regalo que a las 12:30 pueda bajar cada día al -1 a realizar este  apostolado que la Congregación me da para vivir y compartir en esta realidad. 

Testimonio. Los días 3 y 4 de mayo he tenido la gran oportunidad de compartir mi testimonio vocacional con los jóvenes de primero a  cu...