lunes, 4 de diciembre de 2017

El tiempo de Adviento.
Resultado de imagen de adviento
Siempre me pregunte porque el sacerdote cambiaba de color sus vestimentas, creía que dependía de su gusto y cuando iba a misa con mi familia veía la capilla con el altar  morado y solo podía  pensar en muerte y dolor.
Hoy segundo día de adviento y después de un primer domingo emotivo de celebración por nuestro fundador el P. Cosme,  puedo expresar con alegría que el adviento es uno de los tiempos más hermosos que la iglesia puede ofrecernos a los seguidores de Jesús, sus hermanos y amigos.
Plantearme la pregunta ¿qué es el adviento?,  desde un contexto actual me lleva a poner ejemplos muy de la vida, el otro día estaba en catequesis con niños de 10 y 12 años y quería ex ponerles lo significativo que puede ser el adviento si lo aprovechamos y vivimos con el corazón abierto, entonces les dije que el adviento era un tiempo de cuatro semanas muy similar al tiempo de vacaciones,  pero que en vez de disfrutar en casa, o pasear con los amigos, era un tiempo personal para limpiarse, barrer mi casa interior y después salir a compartir la dicha de estar limpio y reluciente para ofrecernos a los demás, creo que los niños les ha gustado saber que cuentan con los otros y que barrer la casa no es tan difícil,  solo requiere de un poco de ganas y deseos de encontrarse con Jesús.
También se me ocurre nuestra vida como comunidad, todos los sábados como hermanas limpiamos la casa en la que vivimos, cada una se ocupa de una parte, pero eso no quiere decir que nos hacemos ciegas a  dar y recibir manos, normalmente la limpieza dura toda la mañana, desde  que terminamos de desayunar hasta que dejemos la casa en condiciones y cuando eso pasa, descansamos, ponemos la mesa y llega la hora de volver a encontrarnos, aunque hemos estado juntas toda la mañana,  la hora de comer es una hora especial porque nos sentamos  con la tranquilidad de que es nuestro tiempo.

Me parece que el adviento es un tiempo muy familiar y cotidiano, y que todos de una u otra forma lo  hemos vivimos en la vida ordinaria sin mucho esfuerzo y conciencia, por eso es fantástico  que tengamos un mes la gran oportunidad de renovarnos, limpiarnos, barrernos, reconciliarnos y  lo más  importante es que cuando ÉL llegue seamos realmente hermanas y hermanos en ÉL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Testimonio. Los días 3 y 4 de mayo he tenido la gran oportunidad de compartir mi testimonio vocacional con los jóvenes de primero a  cu...